Colecta Pública

Nuestro Espíritu

El cáncer es el diagnóstico que nadie quiere escuchar. Es la enfermedad que ha derrotado a los hombres más fuertes y a las mujeres más valientes, es la enfermedad que se llevó a nuestros padres, a nuestros hermanos y hermanas, a nuestros hijos y amigos. El cáncer ha tocado la vida de muchas familias, y lo volverá a hacer, pero esto hace de la lucha contra el cáncer algo que todos compartimos.

Nuestra lucha comienza en las calles, con un voluntario, una lata y mucha ilusión, pero – cuando se apagan las luces – continúa en nuestros centros de prevención, inspirando una cultura de prevención y ofreciendo despistajes gratuitos a los que más lo necesitan, disminuyendo el sufrimiento que causa.

En la Liga Contra el Cáncer somos una gran familia que día a día se une por la prevención


Nuestra Colecta

El miércoles 07 y jueves 08 de setiembre, la Liga Contra el Cáncer realizará su Colecta Pública Nacional 2016, con la que recaudará fondos para continuar llevando cultura preventiva en la población menos favorecida a través de despistajes preventivos, programas educativos y charlas informativas. Sólo en el año 2015, la institución ha realizado:




o Más de 300 mil atenciones a nivel nacional, a través de sus Centros de Prevención y Detección y en sus Unidades Móviles.



· Más de 112 mil atenciones en Lima, entre despistajes de cáncer de cuello uterino, mama, piel, ganglios, próstata, entre otros.



• Detectó cerca de 2,407 nuevos casos, de los cuales 398 casos se detectaron con la enfermedad y 2,009 con lesiones pre cancerígenas que fueron detectados a tiempo, tratados y curados.

· Asimismo, a través de sus Programas Educativos en las comunidades más alejadas de la ciudad, ha llegado a más de 50 mil personas entre adultos, adolescentes y niños a nivel nacional.

· También, para lograr atender a 16 distritos de la capital como Rímac, El Agustino, San Juan de Lurigancho, Jesús María, Breña, La Victoria, entre otros, inauguró un nuevo y moderno Centro de Detección y Prevención en el Centro de Lima, que demandó una inversión de un millón de dólares.